hilo navegacion-->NO

Míriam al fin disfruta de la calefacción de gas natural

Myriam

 

“Desde que he cambiado la calefacción de electricidad por el gas natural, al fin sé lo que es estar bien en casa también en invierno y pago mucho menos que antes”


Me encanta mi piso pero antes tenía calefacción de electricidad y cuando llegaba el invierno era una tortura. Si quería mantener una temperatura agradable durante todo el día, tenía que pagar un ojo de la cara y mi salario no lo permitía. Además, el ambiente estaba siempre muy seco y me provocaba dolor de cabeza.


No quería seguir pasando frío ni un invierno más, así que tenía que elegir: o me cambiaba de piso o instalaba gas natural.


“Finalmente me decanté por el gas natural y no podía haber elegido mejor.”


Me daba un poco de apuro todo el ajetreo que comportaba la instalación y el gasto de dinero que implicaba. Pero fue muy fácil. Un instalador colocó los tubos por donde tenía que llegar el gas e instaló la calefacción de forma rápida y sencilla y, en cuanto al dinero, he hecho cuentas y en sólo meses ya he recuperado la inversión. Cada mes pago casi la mitad de lo que pagaba con electricidad y al fin sé lo que es estar a gusto en casa.


Ahora puedo decir alto y claro aquello de “hogar, dulce hogar”.


Antes me gustaba mi casa. Ahora sé que es la casa de mi vida.
 

A continuación te mostramos lo que gastaba Míriam cuando tenía calefacción de electricidad y lo que se ha ahorrado instalando gas natural (el piso tiene 100 m2):

Ahorro de Myriam